La Virgen, punto de encuentro

Antonio Fernández-Pachecho. Real Asociación Virgen de los Llanos.

El albaceteño siempre se ha caracterizado por su carácter acogedor y amable con sus visitantes, fruto del enclave privilegiado que disfruta nuestra querida ciudad en la península ibérica, punto ideal para el cobijo y resguardo de los viajeros que tomaban la ruta del centro a levante. Prueba de ello, sin ir más lejos, es la singular Posada del Rosario que con acierto se ha conservado hasta nuestros días, aunque obviamente con uso más acorde a nuestros tiempos.

Después de los trágicos sucesos de Barcelona, a los españoles no nos queda otra que ser posada y refugio de nuestros conciudadanos y vecinos, y pronto, serán los albaceteños los que acojan a cientos de miles de visitantes de nuestra Feria. Por eso en estos días, más si cabe, debemos ser ejemplo de paz, de convivencia y de concordia, que no son ni más ni menos que algunas virtudes del cristianismo. El Papa Francisco nos sugiere que redescubramos las obras de misericordia corporales: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, dar posada al peregrino, asistir los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos. Y que no olvidemos las obras de misericordia espirituales: dar consejo al que lo necesita, enseñar al que no sabe, corregir al que yerra, consolar al triste, perdonar las ofensas, soportar con paciencia las personas molestas, rogar a Dios por los vivos y por los difuntos.

En la antigüedad el dar posada a los viajeros era un asunto de vida o muerte, por lo complicado y arriesgado de las travesías. No es el caso hoy en día. Pero, aun así, durante la Feria seguro que recibimos a alguien en nuestra casa, a alguna amistad o a algún familiar. En otras muchas acepciones, el término “posada” se puede entender como un punto de encuentro, y aunque el mes de agosto nos incite a huir del asfalto y del calor de las calles convirtiendo la nuestra en una urbe fantasma, algo mágico ocurre el primero de septiembre. El trajín de las arterias de nuestra ciudad revive con impulso, preparándose para lo que está por venir, ya se siente la Feria.

El punto de partida será el Solemne Triduo a la Virgen de los Llanos que se celebra tradicionalmente los días 4, 5 y 6 de septiembre en la Catedral de Albacete, antesala de la Cabalgata del 7 y del día grande, el 8, festividad de nuestra Patrona. Por entonces, la capilla de la Feria estará ya a punto y será, como todos los años, el epicentro de Albacete. Que nuestra cita anual con la Feria sea excusa de alegría y reconciliación, que la Virgen de los Llanos sea nuestro punto de encuentro.

Publicado en la “La Tribuna de Albacete” el 2 de septiembre de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s