Hace 100 años

J. Javier Orengo.

Aunque esperé como siempre hasta el último suspiro, el tema de hoy estaba cantado. Venía impuesto por la fecha. Es la dictadura del número. En este caso, de los números 13, 5 y 100. De no haber sido así, ¿cómo atreverme a escribir sobre una Madre que es madre de todos? Pero estaba cantado y esta era su letra: “el 13 de mayo la Virgen María bajó de los cielos a Cova de Iría”.

Han pasado cien años desde aquel domingo de 1917 cuando en Fátima, en medio de una Europa que libraba su Primera Guerra Mundial, la Virgen María se mostró por vez primera a tres niños: Lucia (femenino de Lucio), Jacinta y Francisco. Junto a las apariciones de Guadalupe (Méjico) y Lourdes (Francia), la de Fátima conforma la tríada de las reconocidas oficialmente por la Iglesia Católica. A Fátima han peregrinado, con especial cariño y devoción, los últimos Papas. El Papa Francisco está hoy allí. Millones de peregrinos lo hacen anualmente. Jacinta y Francisco van a ser canonizados. Fátima ya no es aquella pobre aldea del concejo de Ourém, sino toda una ciudad moderna.

Releo ahora aquella historia. ¡Contrasta tanto con la de ahora! Dios presente en la vida de unos niños que rezan el Rosario mientras hacen labores de pastor. Niños que muestran un temor respetuoso ante lo desconocido. Nada del sabor de la aventura. Que intuyen lo sagrado y conocen la postura a tomar. Nada de me aburro o me canso. Que conocen la importancia de ir al Cielo. Nada de fama y éxito. Una historia de ternura y de piedad auténtica, de alegría interior en medio de la austeridad y la carestía.

Entre la actividad ordinaria, lo extraordinario se deja ver y oír. Dios elige lo más necio para confundir a los sabios, otra vez unos pastores. Lo más débil para confundir a los fuertes, ahí están los niños. Y el desenlace es el mismo, tanto hace cien años como ahora. Los sabios y los fuertes claman a una: es una locura, fantasías de niños, no se lo digáis a nadie, sois malos. Se añade ahora: desprecio a la virginidad, denuncia al que hable de Dios a los niños, relativismo moral, silencio sobre el premio y el castigo, ocultamiento de la muerte, del Cielo, el Infierno o el Purgatorio.

El sentido de lo sagrado hace solemne cada uno de los encuentros. Y, primero el Ángel de la Paz (que ven ya en 1915), después la Virgen, poco a poco, van anunciando el mensaje. Unos niños lo transmitirán a hombres y mujeres. Una visión del mundo con otros ojos. Palabras que, de nuevo, piden a un mundo que las cosas vuelvan a su lugar. Un benévolo plan: recapitular las cosas en Cristo, las de los cielos y las de la tierra. Porque hay una realidad: el hombre ofende a Dios con sus pecados. Como consecuencia: una llamada a la conversión y a la reparación. Como remedio: rezar el Rosario y acudir a la intercesión del Corazón Inmaculado de María. Como resultado de toda esta reparación: la Paz en el mundo.

Pero los niños desempeñan también un papel. Deberán sacrificarse por los pecadores, deberán rezar el Rosario. Es cuando esta tierna historia se llena de dolor. Un dolor por amor, pero dolor. Es la hora del sacrificio. Explique esto a sus hijos y verá por dónde le salen. ¿Quién se atreve a hablar de dolor o sacrificio en esta época de sentimentalismo inconsecuente? Como si de la varicela se tratara, que sólo se pasa una vez. Y, junto al sacrificio personal, la incomprensión de los seres queridos. También la gente, la ciudadanía, el pueblo, pide una prueba. El Sol baila durante diez minutos, esta es la prueba. Miles de personas la presencian. ¿Qué queda de ello? ¿La curiosidad por los “secretos” de Fátima? El secreto que proclama la Virgen es su visión del mundo. Si quiere saber más, lea “Cien años de luz”, publicado recientemente por la editorial Palabra.

Le dejo, me voy a rezar el Rosario por las intenciones del Papa del que espero poder leer mañana sus palabras de hoy. Le recuerdo que el jueves pasado empezó la novena a la Virgen de los Llanos, nuestra Patrona. Nos vemos.

Publicado en la “La Tribuna de Albacete” el 13 de mayo de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s