El debate sobre el aborto, ¿cerrado?

Esther Herencia López.

El pasado 30 de junio, en el pleno del Ayuntamiento de Albacete, prosperaba una moción presentada por los grupos PSOE y Ganemos que pedía que las asociaciones provida dejaran de tener apoyo institucional y financiación pública. Esquivando deliberadamente una crítica a las razones concretas de la iniciativa de izquierdas (que ya realizó con gran audacia la concejal Martínez Paños en el citado pleno), me detengo aquí solo en unas palabras de la defensa de la moción que, por su rotundidad, llamaron poderosamente mi atención: “El debate sobre el aborto es un debate cerrado en este país en 2010…”. Porque sería absurdo, a la par que ingenuo, negar la considerable aceptación social del aborto en el momento actual, pero de ahí a decir que la discusión está cerrada, hay una distancia imposible de recorrer para los paladines del aborto.

Es un hecho que el cruel asesinato en el vientre materno, del concebido, está legitimado hoy en España por una ley que lo contempla como un derecho, lo cual, y al llamar a las cosas por su nombre -cruel asesinato- hace saltar a la vista la antinomia. Sin embargo no es de extrañar que, sentado el ciudadano de a pie en el confortable sillón que le brinda la permisividad legislativa, arrellanado al tacto de artificiosos argumentos y medio adormecido por el rumor de obstinados eufemismos, pueda incluso soñar las “bondades” del aborto como algo incuestionable casi. Pero solo casi.

En este sentido, tres clásicos y tópicos episodios del pasado y viejos conocidos de los textos de Derecho Natural, nos recuerdan que siempre han existido voces aliadas con las verdades universales. Una larga lista de nombres, que denunciaron valientemente monstruosidades amparadas por leyes casi irrebatibles en su día (y solo casi), se une a la memoria del sinfín de hombres y mujeres anónimos que, en el fondo de sus corazones, juzgaron la esclavitud, el racismo o el antisemitismo nazi como lo que eran y son: auténticas atrocidades.

Y de este “casi”, de esta grieta que, por pequeña que sea, deja al descubierto las contradicciones, falsedades y sinsentidos del ideario abortista, emerge una causa comprometida con el hombre, puesto que dar la espalda al no nacido, supone condescender con un ataque masivo a la vida sin precedentes en la historia que, realmente, destruye al hombre que somos todos y cada uno de los hombres.

Por ello, en el caso de nuestra realidad municipal de Albacete, Red de Madres no calla estas verdades ni deja de ayudar a mujeres que quieren dar a luz a sus hijos. Con el inicio del curso y la reanudación de la actividad política local, continúa un debate abierto, como abierta a la vida y tendente al bien es la vocación primigenia del ser humano.

Publicado en la “La Tribuna de Albacete” el 24 de septiembre de 2016.

el-debate-sobre-el-aborto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s